La felicidad en tres palabras: chocolate con churros

Publicado el : 11/02/2019 14:18:04
Categorías : El rincón Fast Food , Envases comida para llevar

Envases para churros y chocolate

Cada cual tiene su ingrediente secreto o su truco especial para hacer de sus churros los mas envidiados y los mas vendidos. Y como no todos tenemos el tiempo suficiente para tomar nuestro chocolate con churros insitu, pues el envase para churros ha evolucionado de tal manera que ahora también nos permite llevarnoslos puestos con nosotros a donde vayamos.

De siempre se han usado los pliegos de papel antigrasa para envolverlos en las churrerias convencionales, más tarde y evolucionando las bolsas de papel antigrasa o papel kraft han sido las que de pequeños nos acostumbramos a ver en los puestos ambulantes y llegados a nuestros días para el take away del chocolate con churros el cucurucho de catón y el estuche de cartón donde podemos llevar en una sola mano el vaso de chocolate, los churros, la servilleta y los cubiertos

La presentación ha pasado a formar parte importante en un negocio en la era tan digital en la que vivimos y en la que se saca fotos de todo para subir en las redes sociales. Prestar especial atención al envase para churros, al vaso para chocolate de take away, o el soporte para servir en la mesa que usamos para nuestra clientela, son detalles muy significativos que nos puede ayudar a fidelizar a nuestros clientes.

La felicidad en tres palabras: chocolate con churros

Tal vez no todos los que nos leen sepan lo que es el chocolate con churros, pero estamos seguros que después de hoy, van a hacer todo lo posible por probarlos y plantearse poner un negocio viendo los costes de producción y las ventas que se generan. Os explico que es un plato típico de la gastronomía dulce española. Están, tan buenos, que se han extendido a otros países como Argentina, Uruguay, Chile, México y Venezuela. Imaginaros la amargura del chocolate con el dulce y crujiente churro y poder comerlos en cualquier parte con los envases para churros

Sobre el origen de los churros  se dice que provienen de China, y fueron los mercaderes españoles que debido a sus visitas lo fueron introduciendo en la Península Ibérica. Como todo buen manjar, en un principio los churros era la comida de los pastores y gente con pocos recursos, pero tras el descubrimiento de América y la importación del azúcar y el cacao, se añadieron a éste plato, popularizándose de tal manera que pasó de ser una comida de pastores a todo un manjar.

El chocolate cruzo el gran charco y llegó a España de la mano de Hernán Cortés, convirtiéndose el chocolate líquido condimentado con azúcar y canela en la bebida favorita de las damas de la realeza española, pasando luego a la alta sociedad europea y finalmente a todos nosotros.

En España si alguien pregunta por churros, no cabe duda que se señalizaría Madrid como el lugar de culto donde disfrutarlos. Tanto los churros como sus hermanas las porras fueron creciendo debido a su bajo coste de elaboración y consumo. La diferencia entre ambos está en la masa. Es una masa a base de harina de trigo frita en aceite, la de los churros se hace con agua muy caliente  para que la levadura queme y no suba la masa al freír, mientras la de la porra se hace con agua templada, para que la levadura actúe dándole esa textura esponjosa que la caracteriza.

La receta de los churros

No existe un lugar en España donde no se hagan churros o porras para take away. y veamos transeuntes con sus envases para churros por doquier Este dulce tan sencillo no es más que una base de harina de trigo, con agua caliente y sal frita en abundante  aceite de oliva o girasol y espolvoreada con azúcar. La simpleza de sus ingredientes no refleja lo bueno que está. Para los que aún no la hayan probado, os dejamos la receta para aprox. 8 personas.

Ingredientes:

250 g. harina de trigo

250 g. de agua

1 cucharadita de sal (8 gramos aproximadamente)

Azúcar para espolvorear

Preparación de la masa:

En un bol amplio ponemos la harina.

Calentamos el agua y la sal en una cazuela y cuando comience a hervir la vertemos directamente toda sobre la harina. Con una cuchara de madera integramos la harina con el agua, hasta que nos quede una masa muy pegajosa y compacta.

Introducimos la masa en la churrera o manga pastelera. (La churrera compacta mejor la masa por lo que es la mejor opción, pero en caso de no disponer de una sirve la manga pastelera con boquilla de estrella) y comprimir para sacar la pasta en forma de espiral o en lineas rectas

Freír en abundante aceite de girasol a una temperatura de 195º/200º a fuego medio

Sacar a una bandeja con papel para escurrir el aceite y espolvorear con azúcar. (Se sirven caliente)

*Si la masa la metes en una manga pastelera, al no comprimir bien el aire como hace la churrera pueden saltar al freírlos, tomar precauciones.

Y pues tanto hablar de chocolate con churros y siendo ya la hora de merendar, como que nos vamos a acercar hasta el bar de Pepe a por una ración para matar este pequeño antojillo que me nos entró hablando con todos vosotros. ¿Alguien se anima y nos acompaña?

https://www.puntoqpack.com/19-envases-para-patatas-y-fritos

Share